¿Cómo aprender más?

TIPS 9 –  EL ALTAR DE MUERTOS

La costumbre o, más precisamente, el rito y tradición de colocar el “Altar de los difuntos” (o “a los difuntos”) los días uno y dos de noviembre, contiene bellas y profundas connotaciones religiosas a las que debe atenderse por su clara simbiosis entre rasgos de cultura ancestral, de religiosidad popular y de doctrinas bíblicas y cristianas.

Mucha gente de México lo prepara y, entre lo que no debe faltar, está, evidentemente, lo que le gustaba a los difuntos, a saber: frutas, bebidas, dulces, comidas preparadas, luminarias y flores, imágenes (Crucifijo, fotografías) y aromas como el copal o el incienso. Interesante, más allá de la preparación, es el sentido y significado de sus principales elementos desde la Fenomenología religiosa.

Altar. Inicialmente se trata de un “altar”, es decir, de una estructura que refleja o imita el altar del templo. En el fondo, se trata de un sacrificio o, mejor aún, de una ofrenda, pues conlleva la entrega de dones a los que participan también los vivos, como en el caso del antiguo “sacrificio de comunión” de la tradición bíblica. En segundo lugar, se trata de un “memorial y evocación” o bien, como lo llama la Iglesia Católica, de una “Conmemoración de los fieles difuntos”. En otras palabras, es la memoria que sirve para recordar y tener presentes a los difuntos por su calidad de miembros de la comunidad. Esta nueva idea conlleva acentos de la doctrina de la “comunión de los santos”. En tercer lugar, el “altar” alude a la mesa de una fiesta o banquete. También en este caso, este elemento alude al antiguo banquete mesiánico o escatológico al que Dios promete invitar a sus elegidos.

01

Comida. No se trata de cualquier alimento, sino del que gustaba al o a los difuntos. Entre los elementos principales resaltan las frutas, dulces y bebidas (agua o bebidas alcohólicas). En tal caso, se trata de una comida no necesaria para la subsistencia humana (exceptuado el agua y los guisos, que algunos incluyen). Ordinariamente, la fruta y el dulce es complemento alimenticio (postre) y como tal, es un “plus”, “cereza en el pastel”, el remate y no necesidad.

02

Flores. Puede considerarse a éstas como el plus de la vegetación. No son árboles, útiles por su madera, sino exhuberancia y belleza natural: flores “que hoy son y mañana se marchitan”.

03

Luminarias. La luz siempre refleja los aspectos de verdad, conocimiento, orden, originalidad de vida, seguridad y organización. Con la luz se sabe donde se pisa y hacia donde se va. No por nada aparece como la primera criatura en el primer relato bíblico de Génesis.

04

Aromas. Además del aroma floral está el del copal o incienso. Su humo evoca la combustión o destrucción de una ofrenda; o bien tiene un sentido apotropeico de alejar el mal; mientras, en sentido positivo, recuerda el buen aroma que gustan los comensales (al estilo oriental).

En resumen, el “Altar de muertos” combina: uso de los sentidos, memorial, cariño, evocación religiosa de un más allá cercano, fe y hospitalidad que une a vivos y a difuntos. Un rito así no tiene por qué tergiversarse; y, menos aún… ¡descuidarse, minusvalorarse u olvidarse!

ATPS: Me hicieron nacer un 11 de julio de 1945 en forma de varón. Luego, papás y profesores me llevaron de Pre-primaria a Primaria, Secundaria, Preparatoria y Universidad. Hoy, sé algunas cosas, sigo aprendiendo otras y vivo como papá, profesor y escritor en la Ciudad de México.

Comentarios a: leep.p@hotmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s