Deambulando por ahi…

Sueños

Viernes en la noche; me encontraba con un par de horas libres antes de una cita con el galán; mucho tiempo para aburrirme en casa y no el suficiente para organizar la peda… ¿que carajos hago?

Obvio, la estudiante frustrada va a C.U… tan cerca y tan lejos (si, no estudio ahí) a ver a quien saco de clases; mil llamadas y ninguno contesta… chale ya no hice nada… al fin Roberto me regresa a llamada y cuando colgamos ya estoy en su facultad.

Decidimos ir a un clásico escondido -un “must” arrinconado de C.U- El Cenote Azul, allá por metro Copilco, antes de la entrada a Ciudad Universitaria que lleva a Medicina; allá por unas calles medio feillas, pasando una primaria y dando vuelta a la izquierda (hay señalamientos) allá en la calle de Pruneda.

Hechando la chela en CU

Nos estacionamos y caminamos hacia el hostal ese, ya llevaba unas chelitas encimas y quería un vodka, atrás de nosotros una guitarra llamo nuestra atención.

-¿Delgadillo?

-Ajá

Y sin más; entramos a un café tranquilo, con velas que alumbraban cada mesa y un letrero de “Cuidado con el Lobo” nos sentamos afuera (claro, mi amigo quería fumar) a escuchar trova, por dentro pedía que no cantara “Olvidar” pues andaba medio dolida.

El lugar se llama “La taza de los sueños” un café/centro cultural, pequeño pero acogedor y con atención personalizada; a los pocos minutos de estar ahí la dueña del lugar, Lilia Hernández, se nos acercó a contarnos la historia del lugar así como los próximos eventos: teatro, fotografía; piano, trova; un espacio reducido explotado al máximo.

La comida riquísima; un menú variado y rico sin llegar a ser pretencioso y tampoco caer en lo común: Un expresso frío de mango con panna, y un chocolate con nuez después quedamos encantados con el hallazgo.

Sugerencia: Pregunten por el Pecado de la semana.

Al despedirte te dan una suerte con los datos del lugar: La mía hablaba del amor verdadero… fingí un silbido y dibuje una sonrisa.

Esta callecita de Pruneda no les mentiré: si esta medio (bien) escondida; y si esta medio feito alrededor; pero vale la pena darse una vuelta por ahí en un día tranquilo estando por estos rumbos sureños; la recomendación de hoy es la Taza de los Sueños, pero ya les estaré otro día recomendando sobre el famoso hostal de enfrente; por cierto ahí mismo hay un pequeño café “de ambiente” llamado “El Maguey” y que decirles, la comida buenísima! La pasta es lo mejor del lugar y a los quesos mejor.

 

Taza de los sueños

La taza de los sueños: Alfonso Pruneda N° 12, Copilco El Alto

Ariadna Miranda: es una líder por naturaleza que no se anda con rodeos, auténtica chilanga de hueso colorado que disfruta de conocer lugares y personas interesantes para pasar las tardes, con un amplio sentido común sigue en búsqueda del amor verdadero…   Comentarios a: ariadnamiranda@live.com.mx

Advertisements

3 thoughts on “Deambulando por ahi…”

  1. hola! interesante el lugar un dia de estos me pasare por ahi o por el cenote azul espero tu proxima seccion o tu proxima entrada 😉 suerte con el amor verdadero

  2. no manches amigo cmo q el cnote no conoces lugares para tomar vrdd eso s una bil estafa y digo q ps si no haz pasado a la taza ps no conoces nada amigo ademas dejam dcirt q en la taza no podras tomar chupe pero necesitas un poco mas q eso digo el alcohol no lo es todo y ps mira si quieres pasar un buen rato comiendo o disfrutando d la buena musik t lo recomiendo y ps mira si prefieres ir al cenote no conoces nada x q n la taza sabes y aprendes a disfrutas entre otras cosas pd. prdonn por cmo escribo pro ando tomando

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s