Un poquito más abajo

Re-encuentro

La venganza se asoma en sus ojos y los aires de grandeza la sofocan. él se aproxima y como es el asunto, suelta un: Quieres ir a coger a mi casa. Ella le mira con desigualdad, y le coge la primera pieza de la manzana con un mordisco. Déjame pensarlo en el camión.

IMG_2736.1

Él sin saber bien qué le sigue el cuento y saca las monedas para pagar, ella hace una señal al camión que se avecina. Después del tope él le clava la mirada en la nariz, en el rostro de perfil buscando su mirada. Ella contemplando la ciudad y los peatones, matando a mordiscos la manzana. Él deseando ser manzana.

La bajada y el planteamiento: Quieres ir a coger a mi casa. La mirada y la respuesta: Déjame pensarlo mientras caminamos por éstas calles y adelante ella que sonríe y señala la banqueta, la esquina donde se conocieron: se voltea con desdén. Él la agarra del brazo y ella hace como que se enoja pero cede y él que le muestra la fuente donde se besaron.

Ella se zafa y empieza a dar zancadas. Él que le sigue los pasos hasta que llegan al sitio de taxis que llevan a su casa.  Entonces la mira de frente y le dice: Quieres ir a coger a mi casa. La puerta se abre y un: Déjame pensarlo en el camino, se le escapa a ella de los labios.

La ansiedad comienza a nacer en él, los dedos bailan sobre el asiento. Ella tranquila observa el mar y la gente en bici.

Están cerca, cuestión de calles para llegar a casa de él. Empiezan a caminar, ella enciende un cigarrillo, él la mira con antojo. Van a la par ni rápido ni lento, fluido.

Ella ve un jardín descuidado, él le dice que ahí no vive, que vive allá, que ni siquiera tiene jardín.

Recorren las escaleras y antes de abrir la puerta le pregunta nuevamente: Quieres pasar a coger. Ella le toca la mano: Déjame pensarlo en lo que me llevas a la cocina. Él suelta la sonrisa y la guía hacia la cocina. Ahora ya estamos en la cocina, quieres coger. Ella suelta su bolso y se inclina: le besa el cuello y le murmura un déjame pensarlo mientras me besas y se aleja mordiéndose el labio hasta sangrar.

Él se abalanza hacia ella… Se muerden las carnes y se tocan sobre la ropa que se torna obstáculo.

IMG_2756.2

Cof-cof

Llega su hermana, se separan súbitamente, él intenta explicar y la hermana: Sólo lárgate a tu cuarto. Y Andrea toma su bolso y sigue los pasos de Alfredo, casi llegando a las escaleras la besa apasionadamente, ella responde queriéndole arrancar la ropa, pero la hermana los disipa gritando: ¡lárguense al cuarto!

Suben corriendo. Él gira la perilla. Ella empuja la puerta. Sus labios los unen: los tenis que no le quieren salir a él y los tacones de Andrea casi rompen la ventana, las manos agiles desnudan los torsos y Alfredo que con una mano le quita el bra’ y que ella le baja los pantalones y él que le murmura entre caricias que se baje los calzones y esa falda! Y Andrea molesta le empuja contra la cama, él se baja los calzones y ella le confiesa que olvido ponerse sus bragas rosas, él la mira lascivamente y ella se acerca más y él que la toca y se le sube la euforia sexual y ella que pide que le arranque la maldita falda!

A simply complex girl… l a l i t a grr! Es una nena de esas que ya no hay, obstinada, inquieta, deshinibida y práctica. A su corta edad ya podría dar clases a muchos que se sienten “experimentados”. Cada día se encuentra en busca del “placer absoluto”, sea cual sea su definición…

Aportaciones Ilustrativas Vulgar

Comentarios a: leep.p@hotmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s